balance
Salud

Huye de los extremos

El sedentarismo y la mala nutrición son factores de riesgo dentro de las sociedades occidentales que conducen al padecimiento de múltiples enfermedades. Todos conocen los daños que se les suele ocasionar al organismo tras una mala alimentación y un desequilibrio nutricional: padecimientos de enfermedades que van desde la obesidad, hipertensión o diabetes, hasta enfermedades  coronarias puede presentar una persona que no posea los hábitos alimenticios que les corresponda según su edad, sexo, talla y contextura.

Sin embargo, el no hacer nada y estar inmerso en un profundo sedentarismo también trae consigo riesgos similares. La apatía es quien gobierna en este estado, la cual produce un estancamiento emocional en donde la persona se ve retraída de todo lo que la rodea, perjudicando directamente su autoestima llevándola a la depresión.

sedentarismo

Lo más adecuado para evitar o prevenir caer en esta situación es tomar el control de nuestras actividades diarias, organizando nuestras horas de trabajo y las actividades a desempeñar dentro de ellas, para con ello poder saber con exactitud a qué estamos dedicando nuestro esfuerzo y tiempo, para de ésta manera conducirlos a las actividades que nos resulten beneficiosas. De modo que al contar con una mejor organización, se evitarán lapsos de tiempo muertos en los que nos perdamos en pensar lo que se deba hacer.

Para mantener un buen estado de ánimo y condiciones físicas básicas estables, es recomendable que se empiecen a desempeñar prácticas deportivas de intensidades suaves a moderadas diariamente, que estimulen la ejecución de una rutina sana. Es importante que se sepa dónde se rompe el equilibrio entre los beneficios otorgados por el ejercicio y el sobreentrenamiento. Que si bien hay personas que tras caer en una depresión profunda intentan realizar otras actividades recreativas como las físicas que les permitan gozar de una sana apariencia y buscan subir su autoestima, caen en extremos de donde no es fácil salir.  

vigorexia

En el caso anterior se encuentran aquéllos quienes se preocupan en exceso por su salud o estado físico buscando ejercitarse de manera enfermiza, pues son catalogados como personas con el padecimiento de vigorexia,  un trastorno de naturaleza emocional que es caracterizado por la obsesiva preocupación por la musculatura o el mantenerse sanos,  a raíz de una distorsión en la que se asocia la belleza con el aumento de la masa muscular , la cual  viene dada por parte de la persona que busca ejercitarse de manera constante porque se siente débil, escuálido y carente de la tonicidad muscular que desean tener.  Sin embargo la manera en que buscan resolver la situación es mediante el ejercicio constante, por lo cual aquéllos que padecen del trastorno se caracterizan por tener un aspecto físico con una musculatura extremadamente desarrollada y en ocasiones se ve desproporcionada con respecto a la contextura que debería tener.

En este proceso el individuo hace una modificación extrema de su modo de alimentación habitual, en la cual su prioridad serán los alimentos altamente ricos en hidratos de carbono y proteínas, y en muchos de sus casos se valen de esteroides o productos anabolizantes; desechando a su vez otros más tales como los vegetales y las frutas. Es entonces que de tal manera se favorece la hiperproducción de la masa muscular, teniendo repercusiones importantes a nivel metabólico, repercusiones adicionales a las que podría causar la deformación del cuerpo por no guardar la armonía esperada entre su contextura y talla.

entrenamiento

Si bien las largas horas en el sofá, frente a la televisión o cumpliendo esclavizantes horarios de trabajo propician las actitudes sedentarias, en el extremo contrario con muchas horas de entrenamiento físico también se  perjudica la salud física y mental. Es por eso que nunca se deben recurrir a los extremos, hay que conseguir puntos medios en los que se equilibren las actividades y los beneficios sean integrales, por lo que se deben añadir a las rutinas diarias ciertas horas semanales de ejercicio y al menos un día de descanso, adoptar sanos hábitos alimenticios que brinden al organismo la nutrición necesaria y además se deje descansar al cuerpo con la cantidad correcta de horas de sueño.

 4 Posts 0 Comments 746 Views